LOS SUEÑOS

SUSANA PAGANO

Depositphotos_152311456_xl-2015.jpg

Los sueños se conforman de universos paralelos, nada tienen que ver con la supresión del inconsciente ni de todas esas pendejadas que decía Freud de la envidia del pene y la necesidad de manifestar nuestra sexualidad en cada rábano que masticamos ni todas esas idioteces. El chico se le quedó mirando a su novia. No sabía exactamente de qué estaba hablando pero le siguió la corriente. Entonces tú crees que Freud era un pendejo. Básicamente, respondió ella de manera mecánica y luego se corrigió. No bueno, no es que fuera un pendejo, es que tenía la mentalidad victoriana de los judíos de la preguerra… ¿Y tiene algo que ver que fuera judío?, preguntó el chico mientras lamía parsimoniosamente un helado medio derretido. No sé, pero es lógico que pensara que todo está basado en la frustración sexual y todas esas tonterías, pero yo sé que los sueños te llevan a otros universos, a otras realidades que vivimos de manera paralela. Eso suena un poco esquizofrénico, ¿no? Reviró el chico mirándole los pechos con bastante descaro. Sí, claro, tú también eres de los que piensan que hay que estar loco para creer en estas cosas. Pero sean del new age o de la pura neta, estoy convencida de que así es. El helado de la chica, en cambio, se derretía dentro del vasito convirtiéndose irremediablemente en caldo de menta. ¿Y por qué estás tan segura? Porque anoche tuve un sueño que fue tan real como haber estado ahí físicamente, no me digas que nunca te ha pasado tener un sueño así. Sí, claro. El chico succionó la bola de helado y mordisqueó el barquillo sin prestar realmente atención. Yo estaba con un grupo de amigas que existen y son reales… es más, tú las conoces… pero tenían caras distintas… ya sabes cómo son los sueños… y entonces una de ellas me presentaba un galán… ¿Un galán?, respingó el chico, ahora sí puso toda su atención. Sí, un galán, y no te pongas celoso que era sólo un sueño… ¿Pero no estás diciendo que los sueños son realidades paralelas o no sé qué pendejadas? ¿Te vas a poner celoso por un sueño?, aunque fuera una realidad paralela, es otra realidad, no la que tú y yo estamos viviendo en este momento, lo que pasa con los sueños es que son puertas que nos permiten de pronto entrar a esos mundo, a esas otras realidades. Me importa un pito toda esa basura de los universos paralelos, lo cierto es que tú, en esa otra realidad, andabas puteando con tus amigas… Oye, yo no dije eso, te estoy platicando que… Sí, claro, me estás contando de una realidad paralela y con eso me supongo que es simultánea a ésta, o sea que sucede al mismo tiempo y ahí es donde entran las golfas de tus amigas que te iban a presentar un galán cuando que resulta que tienes novio y da la casualidad de que ese novio soy yo… No mames, era un sueño… Pero un sueño muy real, ¿no?, estabas viviendo una realidad en la que te ibas de puta con otro galán, ¿y te acostaste con él? ¿Es en serio?, ¿neta me lo estás preguntando en serio? ¡Claro que te lo estoy preguntando en serio! Eres un pendejo. Y tú una puta. Vete a la chingada. Tú también. La chica arrojó el licuado de helado de menta sobre la cabeza del chico y se marchó furiosa. Él se limpió la cabeza con la mano mientras sonreía. Por fin me deshice de ella, pensó. Ella transformó la expresión de furia de su rostro por otra sonrisa. Por fin se fue a la mierda, pensó y de ahí se fue directo a casa del galán que le acababan de presentar sus amigas.